El Doctor que logró el nacimiento del primer niño probeta, Dr. Alfredo Gómez de Cádiz

MA7 bisEn Enero de 1985 el Ginecólogo Dr. Alfredo Gómez de Cádiz del Hospital Internacional Medimar.

“El mío fue el primer “Importante” que se entregó en Alicante por el primer niño probeta que nació en España, por eso me lo dieron, recuerda muy bien el Dr. Gómez de Cádiz. Aquel bebé nació en Barcelona y su equipo asistió en el parto. Recibir el “Importante” fue, afirma, algo que consideré injustificado en aquel momento, porque, aunque era una técnica novedosa, no lo habíamos hecho nosotros. Pero supuso todo un estímulo ya que contribuyó a que nos dedicáramos con más interés a la fecundación in vitro.
“Así que a los dos años nació el primer bebé probeta en Alicante, ya con nuestro equipo.”
Gómez de Cádiz se acuerda del nombre de aquel niño, Rafael, que ya tendrá unos 25 años, pero no ha estado al tanto de demasiados detalles de su vida, “porque fue una historia triste de desagradecimiento por parte de los padres a pesar de que conseguimos que la mujer se quedara embarazada.” Este desencuentro para nada fue un obstáculo porque ha perdido ya la cuenta de los niños probeta que ayudó a nacer su equipo, “algunos vienen a vernos todos los años, o las madres nos traen fotos y vemos cómo crecen. Siempre es una cosa que llena de satisfacción. Otros se olvidan pero a los médicos lo que nos interesa es ayudar al paciente.”

Pese a su larga trayectoria, Gómez de Cádiz sigue en activo, ayudando a traer a niños al mundo en el Hospital Internacional Medimar. “Cuando sea mayor ya me jubilaré. Sigo en activo, lo importante cuando pasan los años es que un médico se considere joven, no tanto de edad como actualizado y a la altura de las últimas técnicas.”

Aquello por lo que mereció el “Importante”, la fecundación in vitro, “fue algo muy importante cuando se empezó a hacer. Ahora parece algo rutinario, porque los equipos han proliferado por el mundo. Parece que hacer un bebé probeta ya no tiene importancia y es triste porque para algunos médicos se ha convertido en un negocio, y es algo que me duele mucho. Yo soy médico hipocrático, me debo al enfermo, no al dinero.”

Pulsa aquí para descargar más información