AlfredoHay que dejar de oír consejos ajenos a la medicina y hacerse con un buen equipo ginecológico para que te acompañe en los distintos momentos de tu vida; desde la primera regla a los posibles embarazos y partos o esas etapas donde es necesario utilizar medios anticonceptivos para evitar un embarazo no deseado y así hasta llegar a la menopausia. Sin olvidar las revisiones periódicas que te van a permitir evaluar y controlar desde simples molestias hasta enfermedades que, cogidas a tiempo, nos pueden ahorrar algún disgusto. Hemos de pensar que en muchas ocasiones un cáncer de mama, útero, endometrio u ovario detectado en su etapa inicial puede controlarse y curarse sin más complicaciones. Alguien de confianza que aclare tus dudas en cada momento, tratando las patologías diversas que surgen a lo largo de la vida, y aconsejándote en cada circunstancia: si debes vacunarte del HPV, o si es adecuado seguir un tratamiento hormonal, o que método anticonceptivo nos conviene más o qué pautas seguir en tu embarazo. Un equipo médico a quien poder consultar todas esas cuestiones que tanto nos preocupan y que requieren de los consejos de alguien con experiencia en la materia. Un equipo ginecológico que este siempre a tu lado, acompañándote desde el primer momento y en especial durante los 10 meses de gestación, dirigiendo y ayudándote en el parto, que será la parte más difícil. En segundo lugar hay que escuchar sus consejos y hacerle caso, hay que acostumbrarse a dudar de lo que te dice tu entorno, ya que muchas veces aunque intenten sinceramente ayudarte, no están en la verdad y los consejos son erróneos para los tiempos modernos que corren.